¿Y cómo determinamos el API fiscal de los no especiales sin el INPC dictado por el BCV?




El problema sin el INPC dictado por el BCV entre lo importante y lo urgente...


Inédito, insólito y lamentable. Eso resume la situación de omisión de publicación del BCV de los índices de inflación y la del SENIAT de exigir al ente emisor el cumplimiento de la Ley.

Este no es un problema para los contribuyentes especiales, ni para la banca, ni para las empresas de seguro, porque todas ellas están excluidas del API fiscal (Ajuste por inflación fiscal), conforme lo dispuso la reforma de la Ley de ISLR de 2014 y de 2015.

El problema es para los demás contribuyentes que si deben determinar base imponible como lo dispone el artículo 4 de la ley de ISLR, considerando el API.

Estamos ante un problema muy serio. Este tiene dos niveles de trabajo, "el importante" que refiere al tema constitucional. Importante, pero por el momento no parece ser el "urgente", ni a nivel del Ejecutivo Nacional, ni de la Administración Tributaria que a guardado un pasmoso silencio con la excepción de una ya famosa consulta que anda rodando por allí en internet sobre este tema y que es un "triste" intento por justificar lo injustificable de la violación a la Ley por parte del BCV. La misma es un verdadero dislate en su argumentación y motivación jurídica. El tema urgente sin embargo, es cumplir con el deber formal de presentar declaración sin poder determinar aún el API fiscal en los casos de contribuyentes no especiales, bancos o seguros. 

Ese será un tema urgente hasta que entendamos que la declaración del tributos no es más que la consecuencia de un acto previo de determinación de la obligación tributaria. Es decir, lo que se declara no es otra cosa que la determinación del tributo, sin ello la acción declarativa carecería de sentido. Así lo he expuesto en otros artículos que sobre el tema se han publicado en el Blog GERENCIA y TRIBUTOS

Sin base imponible no hay forma LEGAL de determinar el tributo. Si hay aproximaciones a ello, pero nunca certeza. Es una condición sine qua non tener base imponible para cuantificar el tributo. Sin la primera, no hay forma de cuantificar el segundo. Esa lección de cualquier clase de teoría del tributo o de determinación de la obligación tributaria en clases de pregrado y especialmente de postgrado. Aunque claro está que difícilmente algo tan particular como lo que nos ocurre a nosotros, nunca haya sido tratado antes por alguno de los doctrinarios del Derecho Tributario. 

Confieso que no es fácil ni siquiera para mi, asimilar que no se está obligado a presentar una declaración del ISLR "chucuta". Resulta difícil de aceptar porque eso no está previsto en la norma legal, (NINGUNA). Ello es tal vez porque nunca el legislador previó que la violación al principio de legalidad tributaria y de reserva legal sería una moda por parte del BCV...


¿Y qué hacemos para atender lo urgente y no fallecer o ser multados en el camino? ¿Cómo lidiar con una Administración Tributaria que primero dispara [Cierra] y pregunta después?  ¿Quién podrá defendernos? 

El dilema... ¿Hacer o no hacer declaración ISLR sin contar con INPC oficial?

Reitero que sin INPC dictado por el BCV no hay forma alguna de determinar el ISLR conforme a lo previsto en la Ley que rige al tributo. Esto por cuanto el procedimiento legalmente establecido exige, sin alternativa alguna, tener el índice OFICIAL para calcular el API fiscal de quienes estén obligados a calcularlo. Pero ello no impide que el contribuyente presente su declaración y lo recomendable será siempre hacerla.

Así que cualquier índice que usted tome distinto al del BCV que no ha querido informar, dará como resultado un cálculo errado e ilegal. Pero por ahora suficiente para hacer su declaración del ISLR de forma "chucuta".

Ante el alto costo que acarrea una omisión de la declaración del ISLR, lo que como asesor uno puede recomendar entonces es que el contribuyente haga la bendita declaración. Todo sea para evitar un arbitrario, injusto e ilegal cierre por omisión del deber formal de declarar el tributo oportunamente. Tributo que no se puede determinar conforme lo previsto en la Ley por la omisión del BCV (Insisto).

En ese sentido, partamos de que debemos hacer, o en todo caso haremos la declaración del ISLR aun sin el INPC publicado por el BCV. (INSISTO).

¿Cómo determinar la base imponible del ISLR sin el API fiscal de los que están obligados a realizarlo?


Como la canción de Serenata Guayanesa, ya nació el niño, ...ahora veamos que nombre le ponemos.

Tenemos varias opciones para presentar la declaración, todas ellas violan la Ley, pero no por gusto del contribuyente ni de sus asesores, sino por la omisión del BCV. Esto implica que cualquier opción que tome el contribuyente en este caso (Errada) le debe eximir de responsabilidad conforme lo establece expresamente el COT. Eso esperamos que entienda la Administración Tributaria.

Aclaro que una sanción al contribuyente solo podría sería pertinente por la diferencia entre el importe que determine el contribuyente y el que corresponda a una determinación de OFICIO, que debe ser realizada estrictamente conforme a la Ley de ISLR. Recuerden que para la oportunidad en que se presente la declaración del ISLR sin conocer los INPC oficiales, simplemente no hay forma de tener el valor correcto. Eso solo se podrá conocer cuando el BCV se digne a cumplir con la ley, aunque sea ya de forma extemporánea.



Escenarios hipotéticos...

Ahora bien, una de las opciones es asumir que no hay inflación en el año 2016. Eso es considerar que el INPC de diciembre 2015 es el mismo para todos los meses de 2016. Así lo plantea la supuesta consulta evacuada por el SENIAT que tristemente circula por la internet. Esto dará siempre, absolutamente siempre, como resultado un valor negativo en el API Fiscal. Esto ocurre porque al no haber reajuste de los valores netos al cierre del ejercicio, solo considerarán la depreciación, amortización o consumo del API acumulado hasta el ejercicio inmediatamente anterior. 

Esta opción parece favorable al contribuyente, pero no siempre es así. Porque solo le resulta menos gravosa a los contribuyentes con una posición monetaria neta pasiva. Esos a los que un API fiscal les resulta en utilidad por inflación. Pero ocurre lo contrario con quienes tienen una posición monetaria neta activa.

El que tenga una posición monetaria neta activa, asumiendo la inflación cero (0%), determinará una pérdida monetaria o un API negativo como ya lo indiqué antes, pero esta será menor a la que correspondería de calcularse correctamente la base imponible al publicarse el INPC, teniendo por sentado que en el año 2016 si hubo inflación, y por cierto, se presume bastante alta. 

Entonces, resulta que no da lo mismo cual vía u opción considere el contribuyente, siendo que alguna de ellas podría causar una afectación al patrimonio del mismo.



Otra opción, sería dejar de hacer el API Fiscal. Esto, en mi modesta opinión, solo serviría al que tenga una posición monetaria neta pasiva, no así el que tenga una posición monetaria neta activa, al que esta vía le hará pagar más impuesto del que legalmente le correspondería si el BCV publicase los índices de inflación. 

Un amigo, expresidente de una importante federación nacional de profesionales, cuando tratábamos este tema hace algunos meses atrás en un foro en que coincidimos en Maturín, decía, "el contribuyente terminará aplicando la opción que menos le perjudique". O dicho en otras palabras, si cualquiera que sea el INPC que usted considere, distinto al publicado oficialmente por el BCV, le da como resultado un procedimiento divorciado del legalmente establecido en la Ley de ISLR... (Si, puntos suspensivos)

Uno no siempre hace lo que quiere...

Yo no puedo indicarles que INPC utilizar por este medio. Aquí no debemos dar asesoría, sino que debatimos ideas y posiciones técnicas. La asesoría la damos en nuestros despachos a requerimiento del cliente. Pero si puedo recomendar la mayor racionalidad y fundamentación en el derecho para blindarse ante esta (Repito) inédita, insólita y lamentable situación a las que nos somete el BCV.

Otro punto es que siempre deberá sustituirse o corregirse la declaración del ISLR que sea presentada, porque una declaración de determinación del tributo sin la base imponible prevista en la Ley es ilegal. En ese sentido, una vez que el ente emisor publique los índices oficiales, simplemente estarán dadas las condiciones para atender cabalmente el procedimiento de determinación objetiva y legal del impuesto.

De ser publicados los índices de inflación oficial, ¿Cuál es el tiempo para hacer dicha declaración? o ¿Es mejor esperar a que el SENIAT formule el emplazamiento para hacer la debida corrección?



Esas son interrogantes que nos tocará resolver a futuro. Yo me inclino porque la Administración Tributaria dicte un procedimiento especial en su oportunidad, el cual fije como plazo para formular las declaraciones corregidas, el mismo de tres (03) meses desde el cierre del ejercicio fiscal, que prevé la norma Reglamentaria para formular de forma ordinaria la declaración del ISLR a los contribuyentes no especiales. Veremos que ocurre en los próximos días...

El tema del API fiscal sin que el BCV haya dictado los índices de inflación a que estaba obligado es complejo y requiere asumirse racionalmente evaluando cada caso en particular. Es una decisión gerencial que debe ser tomada, preferiblemente, con la asistencia de profesionales con la debida calificación para ello.  





Comentarios

Condiciones uso y responsabilidad

Los criterios expresados en este Blog por los diferentes autores o colaboradores, no representan una recomendación específica o asesoría, sino un criterio profesional de estos que se comparte en el espacio.

Se recomienda no aplicar dichos criterios o posiciones relativas a interpretación o aplicación de las normas, a menos que se pueda contar con la opinión y asesoría sustentada de un especialista en la materia.

La información contenida en el blog Gerencia & Tributos es de naturaleza general, no constituye asesoría, y en especial no tiene el propósito de atender circunstancias específicas de ningún individuo o entidad. Así mismo, no podemos garantizar que la información compartida es correcta y oportuna, así como tampoco puede haber garantía de que dicha información sea correcta en la fecha que se reciba o que continuará siendo correcta en el futuro. En virtud de ello, nadie debe tomar medidas basado en dicha información sin la debida asesoría y/o asistencia profesional basada en el estudio detallado de la situación en específico.

Entradas populares