14 de agosto de 2013

¿QUIÉN PAGA POR ESTA ALTA CARGA TRIBUTARIA?; (Y ahora un nuevo tributo para promover la cultura)

¿Sabe el ciudadano que cuando se establecen nuevos tributos a las empresas, estos terminan en el precio del bien que consume?



La poca cultura tributaria en el país ha permitido que la sociedad en los últimos años no haya puesto un freno a la tendencia de creación de nuevas exacciones parafiscales que elevan la carga impositiva en el país, sin la debida armonización del sistema tributario. 

Hay que tener en cuenta que cuando se establecen nuevos tributos a las empresas, estos son parte de la estructura de costo y razón de ello su recuperación se da en el precio de bienes y servicios que consumimos. La empresa que por regulación de precios no puede trasladarlos, desaparece, deja de operar, ya que ninguna entidad privada con fines de lucro, opera a pérdidas. 



En razón de ello, este nuevo tributo para apoyar a la cultura lo terminaremos pagando los consumidores finales. Y cabe preguntarse si la actividad cultural no merece más bien estar financiada con los recursos que ya aportamos los ciudadanos con el IVA, el ISLR y los tantos otros que se vienen acumulando


Yo creo que hay que estar muy pendiente de los Diputados que vienen aprobando estas nuevas leyes tributarias que nos aumentan los tributos que como "Contribuyentes de hecho" tenemos que pagar los ciudadanos. Y con el voto de próximas elecciones mandarles el mensajito de que deben estudiar más sobre la naturaleza y dinámica de los tributos, sobre el sistema tributario y como se afecta con esta proliferación de nuevos tributos el bolsillo del ciudadano que poco ve retribución del Estado ante la mala calidad de vida, el despilfarro de dineros públicos, la corrupción y los pésimos servicios públicos.




10 de agosto de 2013

Nuevo Decreto de exoneración del ISLR a las actividades de explotación primaria en las áreas agrícola, forestal, pecuaria, avícola, pesquera, acuícola y piscícola



El Ejecutivo Nacional decretó nuevamente la exoneración del pago del Impuesto Sobre la Renta para las actividades de explotación primaria en las áreas agrícola, forestal, pecuaria, avícola, pesquera, acuícola y piscícola. Este Decreto reedita la exoneración que estuvo vigente hasta el 31/12/2012.

Como ya ha sido costumbre en los últimos años, el nuevo Decreto es dictado luego de iniciarse el ejercicio fiscal al cual se supone que aplica. Así tenemos que la vigencia del mismo es desde el 01/01/2013 y por ello aplica de forma retroactiva. El beneficio de exoneración se prevé en este instrumento hasta el 31 de diciembre de 2015.

El Decreto está publicado en la Gaceta Oficial N° 40.223, con fecha del miércoles 7 de agosto 2013.

Al igual que en las anteriores oportunidades la exoneración obliga a invertir el importe del impuesto exonerado en inversiones dentro de la actividad del contribuyente, conforme a determinadas condiciones y formalidades.

El decreto establece que los beneficiarios de esta exoneración cuentan con 30 días a partir de su publicación en la Gaceta Oficial, para consignar ante el Ministerio de Agricultura y Tierras así como ante la Oficina de Estadísticas y Estudios Económicos Aduaneros y Tributarios del SENIAT, la respectiva declaración jurada en la cual se indiquen las inversiones efectuadas durante el ejercicio fiscal 2012 así como las previstas para 2013, sobre las cuales aplica la exoneración del impuesto.

Muchas empresas ya habían comenzado a crear estimaciones del gasto del ISLR para el ejercicio fiscal 2013 ante la posibilidad de que no se dictara el Decreto de exoneración. Por un lado estas empresas estarán complacidas con la ratificación de la exoneración, pero por otro lado la forma y tiempo en que se dicta el Decreto dice mucho de la improvisación y poca certeza que en materia de tributos se maneja en el país.












6 de agosto de 2013

¿Puede un restaurante iniciar operaciones sin tener aun una máquina fiscal como medio de facturación?




Cuidado con el mito que se viene creando entre muchos contribuyentes de considerar que una empresa dedicada a prestar servicio de comidas y bebidas para su consumo dentro o fuera de establecimiento tales como: restaurantes, bares, cantinas, panaderías, cafés o similares; incluyendo los servicios de comidas y bebidas a domicilio, debe tener una máquina fiscal al iniciar operaciones, indistintamente de que se den los supuestos de hecho previstos en los numerales 1 y 2 de dicho artículo. Es un mito que parece perpetuarse por la insistencia de algunos funcionarios fiscales, la errada o incompleta publicidad dada en un momento por la Administración Tributaria y por la falta de la lectura correcta del contenido de la normativa que regula la materia. Lo que establece la Providencia Administrativa 0071 del SENIAT del año 2011 es que en los casos de empresas que realicen dichas actividades, estarán obligadas a usas máquinas fiscales sin importar el monto de sus ingresos brutos, pero siempre que concurran los supuestos indicados en los numerales 2 y 3 de artículo 8 de la norma.


Disiento de los que consideran que una empresa que se dedique a prestar estos servicios descritos en el literal "j" del artículo 8 de la Providencia Administrativa 0071 del SENIAT del año 2011 deban usar en su primer año de operaciones la máquina fiscal como medio exclusivo de facturación. Eso no está planteado en la norma jurídica. Para estar "obligado" en este tipo de empresas a usar la máquina fiscal como medio exclusivo de facturación deben darse en forma concurrente los supuestos establecidos en los numerales 2 y 3 del referido artículo. Estos dos supuestos son: (2) Realicen mayor número de operaciones de ventas o prestaciones de servicios, con sujetos que no utilicen la factura como prueba del desembolso o del crédito fiscal según corresponda y (3) Desarrollen conjunta o separadamente algunas de las actividades que se indican a continuación:...(omissis)

Con respecto al primero de los supuestos en comentarios, relativo al numeral 2 del artículo 8 de la Providencia Administrativa  0071, este se verifica conforme lo dispone en forma expresa el último aparte de dicho artículo en los siguientes términos: "A los fines del cálculo de los ingresos brutos y del número de operaciones a que se refieren los numerales 1 y 2 de este artículo, se deben considerar las operaciones realizadas durante el año calendario inmediato anterior al que esté en curso..."; es decir, es condición necesaria que haya transcurrido el primer año o fracción de éste, hasta el 31 de diciembre del año en que se inician operaciones, para poder determinar si el contribuyente está o no obligado a adoptar la máquina fiscal como su medio exclusivo de facturación. Esta condición aplica incluso a los casos de prestación de servicios descritos en el literal "j" del artículo 8 de la Providencia Administrativa 0071.

En la disposición transitoria Segunda de la Providencia Administrativa 0071 se establece que: "Los sujetos pasivos obligados al uso de máquinas fiscales, dedicados a las actividades económicas enunciadas en el numeral 3 y en el primer aparte del artículo 8 de la presente Providencia Administrativa, no contempladas en la Providencia Administrativa Nº 0257 publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 39.997 de fecha 19 de agosto de 2008, deben dar cumplimiento a esta obligación a partir del primer día del tercer mes calendario en su entrada en vigencia." Como bien se indica en la primera parte de esta disposición, la misma aplica a "obligados al uso de las máquinas fiscales", y para estar obligado a ello deben darse los supuestos que a su vez se establecen en el artículo 8 en comentarios, que para los establecimientos que prestan servicios de comida son en forma concurrente los dos que ya referí anteriormente. Esta disposición no agrega nuevos elementos para la sujeción prevista en el primer aparte del artículo 8, sino que establece la temporalidad en que esta obligación formal debe acatarse. Es decir, no fija elementos para que se de la obligación, sino el tiempo en la cual debe cumplirse. Pero la misma solo aplicaría a los que cumplan las condiciones previamente desarrolladas para estar obligado a usar la máquina fiscal.

Conforme lo antes dicho, si puede iniciar operaciones una empresa que preste los servicios descritos en el literal "j" del Artículo de la Providencia Administrativa del SENIAT Nro. 0071 sin tener aun máquina fiscal, y en razón de ello no puede ser objeto de sanción alguna toda vez que no está infringiendo con ello ninguna norma jurídica. Claro está debe estar pendiente de que finalizado el año calendario, debe examinarse para constatar si realizó un mayor número de operaciones de ventas o prestaciones de servicios, con sujetos que no utilicen la factura como prueba del desembolso o del crédito fiscal según corresponda, porque de darse este supuesto, sería obligatorio usar a partir del primero de enero del segundo año calendario de operaciones dicha máquina fiscal como medio de facturación exclusivo.


Resulta pertinente plantear que aun cuando el contribuyente no esté obligado a usar la máquina fiscal como único medio de facturación, es conveniente anticipar la utilización de éstas a los efectos de facilitar la emisión de dichos documentos. Pero como ya se indicó previamente, solo estaría obligado a usarla posiblemente a partir del primero de enero del año siguiente al de inicio de actividades, siempre que se cumplan las condiciones previstas para ello en la norma.  


Autor:

Camilo London
Asesor Tributario

@eltributario