16 de enero de 2015

IVA no deducible por bienes no usados exclusivamente en la actividad ordinaria del contribuyente



La reforma parcial de la Ley de IVA en Venezuela, en vigencia a partir del mes de diciembre de 2014, establece en su artículo 33 que "No serán deducibles los créditos fiscales:... No vinculados directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional del contribuyente ordinario".

El carácter directo y exclusivo respecto a la actividad económica, que se atribuye al egreso que es el medio a través del cual se soporta el IVA que reputará como crédito fiscal para los adquirentes o receptores que califiquen como contribuyentes ordinarios del tributo, abre una gama de interpretaciones que tiene como precedente en el país, la que se generó en torno a la normalidad y necesidad desarrollada en la Ley de ISLR para la admisión de deducciones imputables a la determinación de la renta fiscal objeto de dicho tributo. En ese ámbito, es preciso hacer precisión de que en las últimas tres décadas se pasó de la trolística  exigencia "de la imprescindibilidad del egreso", a una postura más moderada y racional que entiende lo normal y necesario como lo razonablemente relacionado con la actividad económica generadora del enriquecimiento, entendido ello en el sentido de lo justo y lógico, conforme a la razón o inteligencia.


Tenemos así, que los límites precisos para la identificación de los créditos fiscales vinculados directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional del contribuyente ordinario será resuelto en un futuro por la doctrina y la jurisprudencia tributaria, donde quizás volvamos a llover sobre mojado con las controversias entre contribuyentes y la Administración Tributaria en los casos de gastos relativos a la actividad recreativa para los trabajadores de la empresa, o las jornadas deportivas para trabajadores y la comunidad, y un sin fin de actividades que por aplicación del oscurantismo tributario tropical se ha pretendido rechazar como gastos normales y necesarios de la entidad contribuyente o rechazada la deducibilidad del crédito fiscal del IVA asociado a erogaciones de este tipo.

Ahora bien, lo que si deja claro el artículo 33 de la Ley de IVA es que no se entenderán vinculados directa y exclusivamente a la actividad empresarial o profesional del contribuyente ordinario, entre otros, los créditos fiscales provenientes de la adquisición de:

  • Bienes o derechos que no figuren en la contabilidad de la actividad empresarial o profesional del contribuyente ordinario. 

  • Bienes que se destinen habitualmente a dicha actividad y a otras de naturaleza no empresarial ni profesional por períodos de tiempo alternativos
  • Bienes o servicios que se utilicen simultáneamente para actividades empresariales o profesionales y para necesidades privadas.
  • Bienes destinados a ser utilizados en la satisfacción de necesidades personales o particulares de los empresarios o profesionales, de sus familiares o del personal dependiente de los mismos.



Apartando la redacción al estilo rally o gincana que hace el proponente de la Ley, podemos resumir los tres últimos supuestos en uno solo: "Bienes y servicios que no se utilicen en forma EXCLUSIVA en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional". En este sentido no sería deducible, entre otros, el IVA soportado en los siguientes casos:
  1. El computador portátil que ha sido asignado a un gerente, el cual es usado eventualmente para transcribir y enviar un trabajo escolar de un sobrino o para hacer una transferencia bancaria personal. 
  2. El gasto del servicio de comunicación por telefonía celular de cualquier persona que tenga asignado un equipo de teléfono de la empresa, el cual simultáneamente o eventualmente es usado para conversaciones que no se relacionen con la labor empresarial. 
  3. El gasto de servicios de la casa que sirve de habitación al profesional que ejerce libremente una profesión no mercantil, donde además tiene asiento su oficina o centro de actividad económica.



Claro está, encontraremos otra diversidad infinita de situaciones y combinaciones que deberán evaluarse en cada caso para determinar el cumplimiento del requisito de exclusividad previsto en el artículo 33 de la Ley de IVA reformada, lo que obliga a los contribuyentes a ser cuidadosos al momento de reclamar la deducción de un crédito fiscal.


Camilo London
Asesor Tributario
División de servicios de asesoría tributaria 
MRLS & ASOCIADOS, ASESORES









2 comentarios:

  1. Me gustaria conocer su interpretación sobre la no deducibilidas de los créditos fiscales por "3. Soportados con ocasión a la recepción de servicios de comidas y bebidas..." Gracias, saludos

    ResponderEliminar

Comparte un comentario sobre la entrada que leíste.

Recuerda que no damos asesoría mediante el Blog. Pero si requieres de la atención especializada de un consultor puedes contactarnos y solicitar una cotización por el correo electrónico asesoria.mrls@gmail.com