14 de diciembre de 2016

Análisis del anuncio de rebaja del 2% de IVA en compras con pagos electrónicos


Post scriptum 

(Se publicó el Decreto) Bájalo AQUÍ


Mientras el país trataba de solventar la falta de información sobre el anuncio de la rebaja del 2% del IVA realizada por el Ministro al no disponer de elementos objetivos para entender y atender dicha modificación; en la Gaceta Oficial Nro. 41.051 del 14 de diciembre 2016 se publicó el Decreto Nro. 34.


El vacío de información se genera por el hecho de que la Gaceta Oficial no es de conocimiento general para la población hasta apenas el día lunes 19 de diciembre, cuando se encentra disponible en el sitio Web del TSJ donde son alojados los ejemplares en formato electrónico de las respectiva impresiones oficiales. ¡¡¡No estaba muerto, estaba de parranda...!!!


Se dicta así un Decreto en el marco del estado de excepción y emergencia económica y además el SENIAT dicta la Providencia Administrativa SNAT/2016/122 en la cual se establecen las formalidades que en materia de emisión de facturas, declaración y pago relativas a la aplicación del Decreto Nro. 34.

Antes escribimos...


Lo anunciado por el ministro


En un sorpresivo anuncio el Ministro de Comunicación e Información Ernesto Villegas indicó este pasado 13 de diciembre que el Presidente de la República, Nicolás Maduro, ordenó una rebaja de dos por ciento (2%) en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) aplicable a las compras realizadas de manera electrónica mediante tarjetas bancarias o transferencia.

El Ministro señaló que “Como estímulo para el uso de las operaciones de banca electrónica se instruyó al SENIAT y a la Superintendencia de Bancos fijar de inmediato una rebaja de 2% en el Impuesto de Valor Agregado para las compras canceladas electrónicamente mediante tarjetas bancarias o transferencias electrónica”.

Resulta muy difícil en nuestro país poderse hacer de una seria opinión sobre los anuncios del Ejecutivo Nacional en materia tributaria antes de tener a mano la norma jurídica que finalmente es publicada en la Gaceta oficial.

Esto ocurre por cuanto ya es costumbre que en materia impositiva haya una marcada diferencia entre lo que cree decir el vocero gubernamental comparado con lo que en efecto declara ante los medios de comunicación. Luego, posiblemente encontraremos diferencias entre los anuncios realizados y lo que termina diciendo realmente la norma jurídica que se publica oficialmente.  Añada usted otro desvío probable, entre lo que se publica en Gaceta Oficial y lo que termina interpretando el Ejecutivo respecto a su contenido. Nada fácil la labor de opinar por estos tiempos en esta materia.

Se hace la tarea esperando el mejor resultado y anticipadamente pidiendo disculpas por el temerario atrevimiento de emitir una adelantada opinión sobre el tema.



Rebajas, exenciones, exoneraciones de impuesto y modificación de alícuotas impositivas


La exención de impuesto es la dispensa total o parcial del pago de la obligación tributaria otorgada por la ley. Por exoneración debemos entender la dispensa total o parcial del pago de la obligación tributaria, concedida por el Poder Ejecutivo en los casos autorizados por la ley. Así lo establece el artículo 73 del Código Orgánico Tributario vigente (2014).


Ahora bien, la rebaja de impuesto no encuentra expresa definición en el COT, pero es una categoría que se ubica dentro de los denominados beneficios fiscales. Lo que si prevé la norma orgánica tributaria es que para su instrumentación se aplicarán las normas que rigen a las exenciones y exoneraciones de tributos en tanto ello sea pertinente.

El mismo Código establece en su artículo 3 que sólo a las leyes corresponde regular con sujeción a las normas generales del instrumento normativo la materia relativa a (1) crear, modificar o suprimir tributos; definir el hecho imponible; (2) fijar la alícuota del tributo, la base de su cálculo e Indicar los sujetos pasivos del mismo; (3) otorgar exenciones y rebajas de impuesto y autorizar al Poder Ejecutivo para conceder exoneraciones y otros beneficios o incentivos fiscales.

Conforme a lo previsto en el artículo 3 del COT que desarrolla el principio de reserva legal tributaria previsto en el artículo 317 Constitucional, la rebaja y la exención de impuesto debe estar expresamente indicada en la ley especial tributaria, definiendo dicha Ley los supuestos sobre los cuales se materializará en favor del administrado. En cambio, la exoneración la concede el ejecutivo nacional y no la ley de forma directa, pero debe estar autorizada previamente por la norma legal.



En lo que respecta a la modificación de las alícuotas impositivas, se estableció en el mismo artículo del COT que la ley creadora del tributo correspondiente, podrá autorizar al Ejecutivo Nacional para que proceda a modificar la alícuota impositiva en los límites que ella establezca. Así se dictó en Decreto Ley de IVA del 18 de noviembre 2014 que en su artículo 27.

De lo anunciado a lo que se podría implementar


Yo diría que no se exige al Presidente de la República y a sus ministros de comunicación e información que sepan de todas las complejas materias que normalmente se necesitan para instrumentar una adecuada gobernanza. Pero en todo caso, se supone que éstos tienen un grupo de ministros especializados en las diferentes materias sobre las cuales toman decisiones en ejercicio de sus funciones; y a su vez los ministros tendrán un equipo de asesores que manejan con maestría el tema de su competencia. Del dicho al hecho parece haber alguna notable diferencia.

En mi opinión no puede el Presidente modificar la actual Ley de IVA (Decreto Ley), a menos que se invente que ahora el Decreto de Emergencia Económica se pueda usar para esta acción, que en lo particular creo que sería un exceso. Partiendo de ese supuesto solo le queda la vía de la exoneración parcial de tributo.


Una exoneración del IVA en la forma que asoma la breve declaración dada por el Ministro de información y comunicación sería por otra parte de una complejidad bastante alta. Se trata de un tributo indirecto cuya traslación entre contribuyentes ordinarios es esencial para mantener su neutralidad; no sabemos en esa línea, si aplicaría entonces solo a consumos finales, ni como se haría la diferenciación por parte del vendedor o prestador del servicio, tampoco será sencillo el tema de las operaciones documentadas con facturas emitidas con máquinas fiscales y el tiempo para adaptar éstas a los nuevos requerimientos. Ni hablar del régimen diferenciado entre el IVA soportado en la compra de productos y contratación de servicios y el de la venta de los mismos con una alícuota menor. En fín, son muchas las interrogantes que aún deben resolver.

No es que no se pueda aplicar esta novedosa medida para incentivar el uso de la banca electrónica, pero algunos dudamos de la adecuada comprensión de los que la proponen respecto a las dimensiones del problema en que se están metiendo y las capacidades técnicas que deben tener para resolverlo. Razones para dudar nos sobran.

El Decreto de exoneración del IVA necesario


Para que la exoneración del tributo tenga aplicación, soy de la opinión de que se exige en primer término que el Ejecutivo Nacional dicte el correspondiente Decreto, luego su publicación en la Gaceta Oficial de la República.

En lo particular creo que lo que quiso decir el comunicado del ministro Villegas es que el Ejecutivo Nacional “ofrece” una reducción de la alícuota del IVA a los contribuyentes que realicen operaciones con la utilización de la banca electrónica, sea esto por medio de tarjetas bancarias y transferencias electrónicas. Y digo “ofrece”, porque como ya lo indiqué previamente, no puede ordenar el Presidente tal reducción de forma inmediata, sino únicamente por medio de un Decreto de exoneración en los términos establecidos en el artículo 65 del Decreto Ley de IVA (2014) y ese Decreto parece no hacer sido dictado.



Una instrucción anticipada sin Decreto


De tal forma que instruir al SENIAT y la SUDEBAN para que apliquen dicha rebaja de forma inmediata como es el pretendido anuncio ministerial, es un absoluto desatino, sin que previamente se haya dictado y esté vigente el correspondiente Decreto de exoneración parcial u otra modalidad de instrumento normativo que le concrete.

Toca esperar para ver si el ofrecimiento presidencial se traducirá en la norma que se debe dictar para su instrumentación. Una vez publicada la norma nos debemos tomar el tiempo necesario para su análisis y luego esperar a ver cual será la interpretación que el Ejecutivo hará del mismo. Dios nos agarre confesados, diría mi tía.



Camilo London
Asesor tributario



Artículo relacionado publicado en Diario Correo del Caroní: Clic Aquí


11 comentarios:

  1. Muy Buenas Tardes, muy agradecidos por su disertacion. Al igual que todos, a la espera de este Decreto o algun pronunciamiento del Ejecutivo o del Seniat que nos de luces para desarrollar el mecanismo necesario que se adecue a lo planteado. Esperando que se apeguen a las leyes vigentes y no se violen de forma descarada. Por. Edinor Sumoza (Contador Publico)

    ResponderEliminar
  2. Increible como el ejecutivo nacional en sus largas colas de improvisaciones, viole los basamentos legales pre-establecidos sin medir las consecuencias que esto conlleva...Lo que nos queda a los profesionales de la contaduria es una vez mas agarrar una varita magica y resolver las enrolladas situaciones que se nos presentan a cada rato gracias a estas equivocadas deciciones

    Lcdo. Boggar Rodriguez Guerrero

    ResponderEliminar
  3. totalmente de acuerdo .significa improvisación.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Camilo, en definitiva el gobierno va de improvisación en improvisación y cada vez con más desatino, al final el producto es un kilo de estopa juridica que nos afecta a todos... Saludos. Luis Barazarte

    ResponderEliminar
  5. Hola Camilo. Creo que lo que podemos decir al respecto es "...y su palabra es Ley". Lo que hemos observado es una conducta altamente confiscatoria e improvisada en materia tributaria. Recordemos la eliminación del ajuste por inflación, los créditos fiscales provenientes de las comidas, etc. todo ello constituye una lesión económica a los contribuyentes.

    ResponderEliminar
  6. Muy acertado su análisis. Además de lo improvisado del Decreto, es que otorga un plazo muy corto para que los contribuyentes adapten sus sistemas de facturación a la nueva alícuota o en su lugar, hacer la notificación al Seniat. Demasiado engorroso y apresurado, en vista de que los sujetos pasivos que "venden a consumidores finales" son una gran cantidad.

    ResponderEliminar
  7. Soy asesor de tecnología, y las implicaciones a nivel de los sistemas informáticos tampoco fueron consideradas, la adecuación de los programas, impresoras fiscales y cajas registradoras fiscales, no es un proceso que se haga sin tanta previsión ni tan rápido. Además que el I.V.A. es un impuesto asociado a los productos y no a las formas de pago, por lo que solo veo complicaciones que debemos resolver para ajustarnos a las escueta normativa.

    ResponderEliminar
  8. TENGO UNA DUDA REFERENTE A LOS PAGO EN PUNTO DE VENTA, LOS COMERCIOS QUE RECIBEN EL PAGO A TRAVÉS DE UN PUNTO DE VENTA SEA DÉBITO O CRÉDITO, ESTÁN OBLIGADOS A CUMPLIR CON EL DECRETO?

    ResponderEliminar
  9. buenos días, Licdo.

    Según el decreto que entro en vigencia el día 26 de diciembre 2016 se le aplicara a las personas naturales que cancele por medios electrónicos y hasta 200.000,00 VEF. Si la persona natural realizo una adquisición o le prestaron un servicio a un monto mayor de 200.000,00 VEF la diferencia le aplicaría el 12%?

    ResponderEliminar

Comparte un comentario sobre la entrada que leíste.

Recuerda que no damos asesoría mediante el Blog. Pero si requieres de la atención especializada de un consultor tributario puedes contactarnos y solicitar una cotización por el correo electrónico mrls.asesores@gmail.com