6 de noviembre de 2016

El IVA y la facturación en el mutuo o préstamo de consumo

En el mutuo de cosas o préstamo de consumo, intervienen un "mutuante" que es el que entrega el bien que es objeto del préstamo; y la otra persona denominada el "mutuario", que es quién recibe dicho bien, quedando éste obligado a devolver otro tanto del mismo género y de la misma calidad.

Dispone el numeral 4° del artículo 10 del Reglamento General de la Ley de IVA que para los efectos del Impuesto se considera como hecho imponible asimilado a la venta el mutuo de cosas o préstamos de consumo, por el cual una de las partes entrega a la otra cierta cantidad de bienes fungibles o consumibles, con la obligación de restituir otros de la misma especie y calidad, haciéndose el mutuario propietario de los bienes dados en préstamo. 

En este caso, ambas partes son contribuyentes del IVA en diferentes momentos, y por ende están obligados independientemente a emitir factura por la operación que suponga la entrega y devolución de los bienes respectivamente. En este caso el hecho imponible ocurre y nace la obligación tributaria, en primer término cuando se da la entrega del bien, la cual debe ser facturada por el mutuante; y luego nuevamente con la restitución real de los mismos que haga el mutuario, debiendo éste último también emitir la correspondiente factura en esa oportunidad. 

Es frecuente en la labor de asesoría tributaria que nos encontremos con personas que asumen erróneamente que el préstamo de consumo no es una operación gravada, en tanto parten de que habrá una neutralidad en el efecto económico de la operación de transferencia temporal de los bienes que son objeto del mutuo. Ciertamente la operación puede ser neutra, pero dada la diferencia del momento en el cual se ha de entregar y luego devolver los bienes, el legislador asume que se debe atribuir a cada una de ellas, el carácter de hecho imponible.

Queda por considerar en añadidura la diferencia en el precio del bien entre el momento de la entrega del bien y el de su restitución. Es posible que el valor de mercado del mismo haya variado, con lo cual cabe la consideración de lo previsto en el artículo 20 de la Ley de IVA como marcador del valor de la base imponible para cuantificar el tributo. 

En este y otros temas siempre puedes consultar con a un  asesor especializado en la materia para cumplir cabalmente las disposiciones contenidas en la normativa tributaria.

Camilo London
Gerencia & Tributos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte un comentario sobre la entrada que leíste.

Recuerda que no damos asesoría mediante el Blog. Pero si requieres de la atención especializada de un consultor puedes contactarnos y solicitar una cotización por el correo electrónico asesoria.mrls@gmail.com