29 de diciembre de 2015

Obligación de los patronos de emitir el ARC a empleados por las retenciones de ISLR del año que finaliza



Establece el artículo 24 del Reglamento parcial de la Ley de ISLR en materia de retención, que los agentes de retención de dicho tributo están obligados a entregar a los contribuyentes, un comprobante por cada retención de impuesto que les practiquen en el cual se debe indicar, entre otra información, el monto de lo pagado o abonado en cuenta y la cantidad retenida. De esta forma por cada pago o abono en cuenta que realice el agente de retención a una persona sujeta a dicho procedimiento tributario, éste deberá emitir y entregar un comprobante de tal retención. El comprobante de retención constituye en primer término, la prueba del crédito a favor del sujeto retenido.

Caso de los patronos y las retenciones a empleados

En el caso de los patronos que realicen retención a los trabajadores, éstos deben incluir en el comprobante correspondiente a la última retención del ejercicio la indicación de la suma de lo pagado y el total retenido en el año. Este comprobante global, que la Administración Tributaria denomina como "ARC", contiene la información que identifica al agente de retención (patrono), al trabajador objeto de la retención, el total de remuneraciones pagadas en el año a dicho trabajador y el total del importe de las retenciones del ISLR que le fueron practicadas sobre tales pagos. 

El Código Orgánico Tributario establece en su artículo 104, numeral 9, que constituyen ilícitos tributarios formales relacionados con el cumplimiento del deber de permitir el control de la Administración Tributariael no entregar el comprobante de retención, para lo cual está prevista una sanción de 100 Unidades Tributarias.  

Camilo London
@eltributario

28 de diciembre de 2015

El sistema de retención de impuestos en Venezuela



La retención de impuestos no debe verse aisladamente sólo como un procedimiento de sustracción de una cantidad de dinero a un pago o importe adeudado a un proveedor, ella forma parte de un sistema complejo que tiene dos objetivos claramente definidos, uno el del control tributario para garantizar la recaudación del tributo y el otro es el de ser utilizado como un medio para anticipar recursos al Estado. Este último no debería ser el más relevante, sino una consecuencia del primero. Este sistema lo conforman, un marco jurídico que le da sustento, plasmado en la Constitución, las Leyes y normas sublegales, la institución de la Administración Tributaria y por los particulares, bien como agentes de retención (responsables) o sujetos objeto de la misma (contribuyentes).  Los anticipos a cuenta no pueden darse sin que expresamente la Ley así lo disponga.

La retención de impuestos implica que particulares detraerán un importe de su pago o deuda al acreedor, para enterarlo o depositarlo en las cuentas del Tesoro Nacional. En este sentido el agente de retención ejerce la función de recaudación del tributo. La designación de dicho agente sólo puede ser realizada por mandato de la Ley, pudiendo dicha labor ser delegada a la Administración Tributaria, como ocurre en el ISLR (Decreto 1.808 del año 1997) y el IVA (Providencia Administrativa 0056 y 0056A del año 2005). Yo prefiero llamarles “agentes de recaudación” y en esta expresión se explica por sí misma y de forma más precisa, las implicaciones del accionar de particulares distintos de la Administración Tributaria en la labor de tomar importes dinerarios de sus proveedores a cuenta del pago de tributos.


9 de diciembre de 2015

El ingreso bruto a efectos del ISLR de empresas que desarrollan contratos de construcción

La norma internacional de contabilidad (NIC 11), que a partir del año 2018 será sustituida por la NIIF 15, estableció en su momento que el contrato de construcción es aquel que se establece para la fabricación de un activo o un conjunto de activos, que están íntimamente relacionados entre sí o son interdependientes en términos de su diseño, tecnología y función, o bien en relación con su último destino o utilización. Estos comprenden entre otras prestaciones la construcción uno o varios activos, como un activo en particular, tal es el caso de un edificio o un túnel, o puede referirse a la construcción de varios activos que estén íntimamente relacionados entre sí o sean interdependientes en términos de su diseño, tecnología y función, o bien en relación con su último destino o utilización; como es el caso de la construcción de refinerías, centrales hidroeléctricas u otras instalaciones complejas y especializadas desde el punto de vista funcional y tecnológico.